24 de diciembre de 2015

Mgla "Excercises in futility" (2015)

Se va el 2015, otro año descomunal en cuanto a lanzamientos dentro de la música extrema (y no tanto).
Este es uno de ellos, proveniente directamente desde Polonia, para calmar el aplastante calor reinante en Tucumán, Argentina, en base a su música que tiene muchísima violencia, pero no solo eso.
Es un disco complejo y profundo, que después de haber escuchado muchísimas veces, sigue demandando atención a quien se adentra en el desprecio y el nihilismo que supuran sus letras, acompañadas como corresponde, de sonidos punzantes y lastimosos, que no ahorran incluso en breves, brevísimos acordes sin distorsión, a modo de advertencia.
Es cierto que las guitarras tienen un lugar fundamental en el disco, con regalos post punk escondidos entre el black, pero no son menos importantes las bases frenéticas de la batería, que pasan del black al industrial y al post punk con una facilidad apabullante, acompañando la desesperación con "alegría" ochentera (modo sarcasmo on)
Siempre la música sirvió -a mi por lo menos- como catalizador y defensa contra toda la mierda circundante en este mundo cada vez más patético y decadente.
Descreo y desconfío, por alguna oscura intuición, de la gente feliz que escucha música de fondo mientras se le pasa la vida entre su propia estupidez inadvertida y la felicidad que tratan de venderle o metérsela dentro del cuerpo por alguno de los orificios.
Prefiero sufrir el dolor impartido, buscado incluso, en cada pieza que se incrusta en mi mente y deja alguna marca que si bien remite al malestar, es más digno que la estúpida felicidad de plástico.
Eso es lo que puede ocurrir cuando escuchás Mgla, sufrimiento y dolor en formato musical, que sirve para combatir la cómoda felicidad de la inercia del mundo.
Increíble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada