15 de julio de 2015

Pink Floyd "The Endless River" (2014)

Como le vengo dando vueltas a este disco, la puta madre.
Y sigue dando vueltas en mi cabeza por una gran cantidad de factores que no puedo separar de forma objetiva: adoro visceralmente a los ingleses, sus discos me parecen obras de arte increíbles y no simples sonidos grabados.
Cada uno de sus discos tienen un lugar en mi memoria, en mi discografía, y cada uno de ellos me provoca sensaciones y sentimientos distintos: desde la euforia, la sorpresa, la profunda tristeza ("The Final Cut"), la adrenalina y la profunda convicción de estar frente a uno de los grandes hitos del arte y la cultura universal de todos los tiempos ("The Dark Side of the Moon").
Incluso aquel "The Division Bell" (1994) tiene un lugar, más allá de que no es una necesidad casi física escucharlo de vez en cuando, como con todos los demás.
Y he aquí el problema. Está la guitarra de Gilmour, única, con esos sonidos que son fácilmente identificables, y esa calidez que tanto gusta....y nada más.
Por algo quedaron fuera del disco del 94...y por más jugueteo que haya entre teclados y guitarras recreando -o pretendiendo hacerlo- aquellos trips históricos que conmueven y se transforman en parte de la historia de quien escucha el disco en cuestión.
Eso es algo que las bandas históricas tuvieron y tendrán siempre: no importa que el disco haya sido editado hace más de 4 décadas, no son discos viejos. Ejemplos hay de sobra, tanto en la discografía de los Floyd como de tantos otros (Miles Davis, John Coltrane, Led Zeppelin, Black Sabbath, David Bowie, The Beatles, etc), y cuando uno se topa con una edición importante, puede llegar a pagar sumas considerables por ella.
Pero en este caso, con 19 composiciones que no son tales, en 50 minutos, y a un precio por el cual podríamos obtener una edición remasterizada de cualquiera de sus discos (o un tercio del precio de alguna de las cajas Immersion set), suena a estafa. 
Y lamentablemente no puedo, me niego a pagar ese precio por un rejunte de tomas dejadas en su oportunidad de lado, solo para tener lo último de Floyd. Esto no es lo último, esto es una broma de mal gusto, y para esquivarla mejor me voy a escuchar "Wish you were here".

13 de julio de 2015

Paradise Lost "The Plague Within" (2015)

Puedo empezar...así...LA PUTA MADRE QUE LOS PARIÓ A LOS INGLESES!!
Que disco impresionante, por dios.
Para aquellos despistados, hay que decirles que la banda viene editando grandes discos, luego de que se hubieran sacado de encima la necesidad de copiar y emular tanto a Depeche Mode como a The Sister of Mercy, perdiendo en el camino la tan ansiada personalidad. Eso duró 10 añitos, hasta que apareció el disco autotitulado, y empezó un nuevo período de "vacas gordas" en cuanto a lo compositivo, con una seguidilla de discos más que interesantes, que tomaban justamente las influencias, y las procesaban dando lugar a canciones increíbles, con la cuota exacta de tristeza y oscuridad gótica (sin llegar al melodrama y al patetismo emo), y con melodías agradables.
En el 2012 editaron el descomunal y maravilloso "Tragic Idol" tal vez el mejor disco de la segunda etapa de la banda, con canciones perfectas y climas increíbles....hasta este monstruo nuevo que nos aplasta con casi 51 minutos de pura historia.
Porque eso es este disco. Historia. La historia misma de Paradise Lost resumida en 10 temas descomunales que toman influencias de la banda misma y los diversos estilos por los que nos pasearon y crearon (vamos el Gothic doom apareció justamente con "Gothic").
Escuchando cada una de las canciones, podemos viajar en el tiempo a cada uno de los discos clásicos de la banda, y deleitarnos como pendejo con juguete nuevo sin que las composiciones suenen a afano (autoafano). Así podemos encontrar sonidos, golpes o pulsaciones que ya estaban presentes en "Icon", en "Shades of God", en el descomunal "Draconian Times"...y en los inicios de su carrera, como "Lost Paradise" o "Gothic"; ¿si no, qué es esa gema pesada y oscura titulada "Beneath broken earth"?
Pero eso no es todo, porque ahí estamos a mitad de camino del disco. Las guitarras suenan melancólicas, o potentes o podridas, siempre punzantes, dependiendo lo que necesite el tema, y la base rítmica sostiene de forma precisa permitiendo el juego melódico de esos dos bestias que son Gregor Mackintosh y Aaron Aedy, creadores de algunos de los mejores riffs de los últimos 20 años...y de seguro que alguno de los mejores de este año. Vamos...cuando una parte de tu cuerpo (el pie o la cabeza en este caso) se mueven casi sin tener en cuenta lo que la voluntad manda, estamos ante algo por lo menos serio.
Algo me dice que la experiencia de Vallenfyre de Gregor tuvo algo que ver en esto de un retorno a ciertos toques más oscuros y asociados al Death Doom.
Y si de experiencias hablamos, también tendrá algo que ver la participación de Nick en Bloodbath, para que retorne no solo el gruñido aguardentoso a la "Shades of..", sino la podredumbre verdaderamente deathmetalera en esa gema ya señalada más arriba, y que nos deposita calmadamente en los brazos del Doom más opresivo y embarrado.
Palabras aparte merecen los invitados en esta ocasión que le dan una cuota de romanticismo y tragedia a los track en donde intervienen: Daniel Quill (violín) y Liam Byrne (viola da gamba) en los tracks 6 y 7, y las voces femeninas de Heather Thompson, una conocida ya de discos anteriores.
Un disco que -me atrevo a decir-, es uno de los mejores del año (en un año descomunal con grandes lanzamientos, y recién vamos en la mitad).
Y uno de los mejores en la extensa discografía de los de Halifax, que condensa todas las virtudes de estos músicos que están juntos, con excepción del baterista Adrian Erlandsson, desde el año 1988

3 de junio de 2015

Borknagar "The Olden Domain" (1997)

El primer disco de los noruegos que estuvo al alcance de mis oídos, y la sorpresa todavía dura hoy.
Pongo play en el reproductor, y lo que surge es un jugueteo en las violas progresivo, y el golpeteo de tambores (¿de guerra?) anunciando la furia vikinga, con cánticos épicos y maravillosos (que cuerdas vocales Garm!), para dar paso ahora sí a las voces ríspidas típicas del Black.
Pero no todo es típico en este disco, porque nada puede serlo si los involucrados son estos tipos: Garm (de Ulver) en voces, Oystein G. Brun en guitarras, Grim (fallecido dos años después) en batería, Ivar Bjornson (de Enslaved) en teclados y Kai K. Lie en bajo.
Descomunal es poco, hoy y hace casi 20 años atrás; de solo pensar en los discos editados por aquel entonces se ponen los pelos de punta, sobre todo teniendo en cuenta que otras luminarias del género también editaban discos relevantes en sus carreras...anoten: Emperor con "Anthems to the Welkin at Dusk", Nagelfar y el imprescindible "Hunengrab im Herbst", los mismísimos Enslaved ("Eld"), Dimmu Borgir y el clásico "Enthroned Darkness Triumphant", Lord Belial y "Enter the Moonlight gate o Limbonic Art ("In abhorrent dementia"), solo por mencionar algunos.
El vértigo y la furia están muy bien matizados por instrumentales que te dejan descansar como para tomar envión para las descargas posteriores, que siguen en un torbellino mezcla de frialdad noruega, climas grandilocuentes y profundos, y vocalizaciones que nos pasean por todos los rangos imaginables.
Misticismo, paganismo, black metal, progresivo.....en fin, todo junto en una licuadora y sale esta bestialidad que 18 años después sigue siendo relevante.
Un disco más de las heladas tierras de Noruega, imprescindible y único, que vale la pena escuchar si no querés caer preso del heavy cabeza de tacho de Iorio y secuaces.
Música en serio.

2 de junio de 2015

Satyricon "Live at the Opera withe the Norwegian National Opera Chorus" (2015) (CD-DVD)

envivuus
Todos saben que quien esto escribe tiene una debilidad por estos noruegos, los considero poco menos que dioses, y nunca, nunca, hicieron algo obligados, más que lo que se les cantó el culo.
Y hoy por hoy, se pueden dar el lujo de tocar en un Teatro con el Coro de la Ópera Nacional, y salir bien parados (a diferencia de mamarrachos impresentables como el pegote de Metallica y el de Kiss).
También es cierto que a diferencia de estas bandas mencionadas (y tantas otras), Satyr y Frost nos acostumbraron siempre a esperar lo inesperado, ya que con posterioridad a "Rebel Extravaganza" (1999), modernizó su sonido pero no endulzó en lo más mínimo la propuesta. En ese movimiento, el público, o sea nosotros, crecimos junto con la banda, y hoy es un lujo poder disfrutar de semejante banda y su propuesta.
Esta presentación corresponde a una de las de aquel disco homónimo del año 2013, y hay varias canciones extraídas de allí, incluso esa versión gothic rock 80' que es "Phoenix", con el mismo vocalista invitado que en aquel disco.
Del disco "The Age of Nero" (2008) están presentes "Die by my hand" y "Den Siste" con una mayor grandilocuencia sinfónica gracias a la presencia estelar del coro, que le da incluso una cuota mayor de oscuridad y tensión.
Del "Now, Diabolical" (2006) están las representativas "Now, Diabolical", "K.I.N.G." (con el que cierran el disco), "To the Mountains" y "The Pentagram burns", mientras que de "Volcano" (2002) está "Repined Bastard Nation". 
Lamentablemente no hay nada del disco del año 1999, pero está EL HIMNO!!; si antes de arremeter con K.I.N.G., está esa piedra basal de la música extrema titulada...."Mother North"!!!!!!! (del genial "Nemesis Divina" (1996)), y que con el coro  y el riff inicial, puede producir la exaltación y veneración más absoluta que el polo norte nos brindara en relación a lo que a misticismo y frialdad musical se refiere.
El DVD tiene el plus por supuesto, de poder ver -aparte de escuchar- y la presentación es un lujo...y Frost es definitivamente uno de los aliens que conviven entre nosotros.
Impresionante registro en vivo de Satyricon. Por más frialdad noruega, hasta que la muerte nos alcance.

1 de junio de 2015

Arcturus "Arcturian" (2015)

volvio
Se habían separado allá por el año 2007, luego del correcto y extremadamente prolijo "Sideshow Symphonies" (2005), que pecaba justamente de eso, prolijidad y frialdad -entendida en el peor de los sentidos-
Pero volvieron al ruedo, y la puta madre si valió la espera.
No se puede a esta altura hablar de un retorno a las fuentes, sino de legitimar los pergaminos perdidos por el paso del tiempo y la inconstancia a la hora de editar los discos que plasman el devenir de la banda.
Y este disco está, en ese sentido, a la altura de las exigencias y de la historia de los noruegos, y esta directamente en serie con sus dos primeros lanzamientos, en donde lo épico y lo clásico colisionaban sin pudor ni vergüenza con lo extremo del Black Metal.
En este caso el vértigo que se había perdido en el camino gracias al impulso y necesidad de resaltar los climas espaciales y sofisticados, retoman cual patada en las bolas (por lo inesperado) de la mano de un laburo descomunal de los piratas espaciales a cargo de la nave Arcturus: esa bestia seguramente descendiente de un alien (y oculto a los terrestres) de Hellhammer en batería; Sverd y Knut en las guitarras (y teclados); Skoll en bajo y esa otra bestia emparentada con vaya a saber que ser de otra galaxia reconocida en el planeta Tierra como I.C.S. Vortex, logrando el balance justo entre la locura circense, lo extremo y lo sutil.
ESA palabra: BALANCE, podría ser la clave para describir este pedazo de locura hecho disco. 
Todo suena en su debido lugar, y no hay primacía para un instrumento en particular. Cuando se necesita un teclado está ahí, pero sin tapar los otros...y los climas, por dios los climas...si hasta hay una veta electro dando vuelta en "The Journey" (y no es el único) que me recuerda a esos experimentos house metidos en "La Masquerade Infernale" (1997), y ese vaivén entre melodías, climas, y violencia desenfrenada que tanto bien nos hace a aquellos que escuchamos a esta banda desde hace años.
Un disco infernal, maravilloso...un retorno esperado y a la altura de las circunstancias. La contracara perfecta de ese bodrio que sacó después de tantos años Morbid Angel.

29 de mayo de 2015

The Unborn "Volviendo a Casa..." (2012)

No conocía los últimos lanzamientos de The Unborn, banda argentina que empezó dentro del metal (más precisamente el Doom y el Gothic), y que de a poco, pero de forma sostenida, se fueron acercando a lo que hacen actualmente: neofolk.
Canciones con una dosis de sencillez que no por eso suenan simples. Demandan la atención de quien se quiera sumergir en los climas y sonoridades que nos regalan (literalmente, sus discos están para descarga gratuita en su página oficial), teniendo una virtud por sobre muchas bandas del género: cada canción tiene un espíritu y un sonido propio.
Un arranque calmo y emotivo, y profundamente melancólico encontramos en los primeros 10 minutos del disco, de la mano de un instrumental ("Ancestros") y "Julieth", que resuena e impacta de forma parecida a como lo hizo allá tiempo y a lo lejos, la primera vez que escuché Ataraxia (de Italia).
Pinceladas en piano y guitarras que revolotean sutiles para una canción que remite de forma bella a una relación que tal vez no fue ("Bajo el Nogal"), y que quedó inscripta en una simple mirada, con voces de Astaroth bien potentes y que le da incluso un toque amargo por eso que no fue, mientras que . Si me apuran, tal vez EL tema del disco, y con una bellísima letra: "Penas de atardecer, en un otoño gris sin vos. Es eterna mi vejez, castigo de esta soledad. Maldita gran ciudad, La gente mira y sin mirar. Perdidos en su andar, Fantasmas en caminos sin final. Y cuando mi vida llega a su fin,

Unos ojos se detienen, parados frente a mi…Promesas bajo el Nogal, De un pueblo que nos vio nacer.  Infancias que se asoman al primer amor, Inocencia, de un tiempo que se fue. Mis ojos que se atreven a soñar, Parado junto a ti bajo el viejo Nogal. Infancias que se asoman al primer amor,
Y ese pacto entre los dos. Un día te alejaste, Muy lejos de nuestra ciudad natal. Los sueños comenzaron morir, Y la vida se encargo de lo demás. Destino de egoísmo y crueldad, Separa nuestras vidas sin rencor. Llevando tu sonrisa a la gran ciudad, Para no verte mas…Y cuando mi vida llega a su fin, Unos ojos se detienen, parados frente a mi… Promesas bajo el Nogal, De un pueblo que nos vio nacer. Infancias que se asoman al amor, Inocencia, de un tiempo que se fue. La vida que se burla una vez más, Ironías del tiempo y del amor. Y esos ojos que regresan cuando es, tarde para volver…
Una ultima mirada entre los dos, Es la sombra del recuerdo que quedó. De los días de aquella juventud, En el Pueblo con aromas y quietud. Sin decir una palabra o un adiós Caminando lentamente, Con el alma desgarrada una vez mas, Regresé a mi soledad…Today we fly high, we have transcended. Now we are gods, we have conquered death. Today we fly high, we have transcended.
Now we are gods, in distant memory. Will we leave this heaven to return home?"
"El momento final" tiene un acercamiento más autóctono a lo folk (lórico), tanto desde el ritmo como desde lo vocal, donde Andrea Goldberg, como Dysis, entona y emociona como pocas voces femeninas pueden hacerlo en nuestro país. Los colores que desparrama en cada una de sus intervenciones nos pasea no solo por lo folk, sino por lo lírico clásico y por el dark étnico más cercano al tardío Dead Can Dance, como por ejemplo en "Marionette" que también deja oír vestigios de Arcana.
Es impresionante como, a medida que uno repite las escuchas van surgiendo cada vez más colores, más capas de sonido y más sutilezas imperceptibles en las primeras escuchas.
Y eso funciona como anzuelo la verdad, porque uno queda como diciendo..."¿qué pasa acá?" Voy a escuchar esto de nuevo.
Y así, lo que parecía solo melancolía y oscuridad, se tiñe de una extraña luminosidad, que se nutre de aquellas, pero sin un padecimiento, sino de que la vida misma tiene sus altibajos...y The Unborn se dispone a musicalizarlos.
Realmente, una hermosísima obra, llena de emoción y de escucha obligada.

26 de mayo de 2015

Pipas y tabacos. Una introducción.

Es la primera vez que escribo en relación a un acto que me proporciona mucho placer: fumar en pipa.
Y es algo que está asociado a las demás cosas y/o actos de los cuales extraigo alguna satisfacción, ya sea leer, escuchar música o mirar algún programa (preferentemente series, películas o algún recital).
No es simplemente como ocurre con el cigarrillo, que lo sacás del paquete, lo ponés en la boca y lo prendés. No.
Es algo cercano al ritual...no perdón, ES un ritual. Desde elegir en primer lugar el tabaco correspondiente, porque nunca se fuma el mismo tabaco, y pensar en que pipa vamos a fumar esas hojas que elegimos, hasta elegir el lugar donde vamos a hacerlo.
Yo por mi parte, tengo un lugar cuando estoy en mi casa, y es en el living, en frente del equipo de música.
Hay que tener en cuenta que no cualquier tabaco se fuma en cualquier pipa, por lo menos para mi es así. Y que cada pipa tiene un valor en sí misma dentro de la colección.
Una vez elegido el tabaco y la pipa, se procede al llenado de esta, que tampoco se hace de cualquier forma, aunque no haya una única. Lo interesante de todo esto es que de acuerdo al corte del tabaco el llenado de la pipa variará, y la forma en que lo hagamos influirá en la modalidad de la fumada, incluso en la imposibilidad misma de hacerlo.
Hay que llenarla con delicadeza, sin presionar demasiado, pero tampoco dejando muy sueltas las hebras de tabaco, sino no habrá tiraje o arderá demasiado rápido.
Listo entonces, ya están acomodadas las hebras en la pipa elegida, y ahora hay que prender y empezar a degustar el tabaco y disfrutar del momento placentero.
Los sabores varían tanto que sería ridículo tratar en este breve espacio acomodarlos a todos, pero si puedo decir cuales son mis preferidos: dentro de los aromáticos, el Black Vainilla de Planta y el Holger and Danske (Mango y Vainilla, o Luxury blend) son exquisitos y muy bien equilibrados, sin ser empalagosos; el Argento Chocolate y Whisky es lo mejor (creo) en tabacos nacionales aromáticos, y son tabacos para fumar diariamente.
También hay tabacos latakiados, entre los que el Argento Latakia es indispensable a nivel nacional. Imposible no mencionar los únicos y cuasi inconseguibles Dunhill (tal vez los mejores tabacos que probé en mi vida) de los que hoy destaco el Early Morning, el Elizabethan Mixture y el My mixture965 (increíbles, sublimes).
También ingleses, los Samuel Gawith son increíbles y hoy volvieron a estar al "alcance relativo" de nuestros bolsillos. Los Skandinavic también son tabacos muy disfrutables, y el Mixture aun hoy se consigue y es muy bueno.
Y, por supuesto, los Peterson de Irlanda son increíbles, casi al mismo nivel del Dunhill y Samuel Gawith.
No recomendaría bajo ningún punto de vista los Holland House (tabaco holandés bastante flojo) y el Borkum Riff (flojísimo), para no hablar de esa especie de jarabe para la tos que son los tabacos cherry.
¿Alguien se reúne para compartir un cigarrillo? No, bajo ningún punto de vista.
Pero la juntada para compartir el tabaco recién conseguido es casi obligada. El compartir en el mundo de la pipa es un ritual emparentado con otros, por ahí más cercanos, como compartir un té, un café, un vino o un whisky (del cual no soy muy entendido)...o un buen disco.
Y resulta sorprendente el poder in(e)vocante de esas simples hebras de diferentes colores. Pueden haber pasado años, pero el recuerdo, la sensación sigue estando ahí palpable.
Me acuerdo cuando probé por primera vez el Black Vainilla de Planta; mi hermano Fede Gimeno lo había comprado hacía minutos (tenías guita en ese momento!!), y la lata era hasta bonita: tenía una muesca donde apoyar la pipa; lo fumamos dentro de la librería que tenía un café dentro (en esa época la restricción al tabaco no había llegado al país aun), y me acuerdo que lo fumamos acompañado de una cerveza (en general poco recomendable, ya que las burbujas joden bastante la sensibilidad al momento de la fumada), y no resultaba agresivo el tabaco. Fede me regaló la lata recién abierta y corrió a comprar otra.
Aún hoy fumo ese tabaco, por ahí acompañado de una cerveza, y todavía nos juntamos a compartir fumadas con mi amigo/hermano.
Como  dije, podría escribir horas sobre cada tabaco que probé, de los que me gustaron y los que no (fueron muchos), pero lo voy a dejar para más adelante.
Por hoy es suficiente, me voy a fumar una carga pequeña de un latakiado que me espera: Balkan Flake de Samuel Gawith.

20 de mayo de 2015

The 11th Hour "Lacrima Mortis" (2012)

Revisando parte del archivo de discos, me doy cuenta de que nunca posteé un disco de estos holandeses. No es que tengan muchos -solo dos-, pero son tan recomendables que me sorprendí pensando "qué boludo, como voy a dejar pendiente esto!"
No podría decir que son inventaron un nuevo sonido ni un nuevo género, hay algo que me suena a conocido incluso, pero no se muy bien qué es.
Canciones que mezclan podredumbre, con melancolía y épico romanticismo, y muerte...¿Qué hacen?, preguntará alguno buscando una referencia, y hay muchas posibles respuestas y ninguna sería errónea.
Les gusta, me imagino bandas que si bien empezaron en el Death, pronto se metieron en el oscuro mundo gótico del doom romanticón y depresivo (My Dying Bride), o bandas que tomaron justamente la parte más épica y melódica de este género llegando a crear obras ya clásicas (Solitude Aeturnus, Candlemass). Si es así, estamos disfrutando de un grupo que tienen canciones perfectas, tan bien ensambladas y ajustadas que ni se siente la pesadumbre en el cuerpo, y la sensación de soledad y tristeza que nos roza y nos emociona se vuelve necesaria como el aire o el café que a diario consumimos: "...cuando nuestro tiempo ha llegado, todos morimos solos..."
Y si, seguro, pero la ilusión es que alguien nos llorará, y que mejor que anticiparnos y destrozar nuestros corazones con esta obra, en donde los dos miembros actuales se reparten alcances y colores vocales diversos, para hacernos deleitar: por un lado está ese multiinstrumentista llamado Ed Warby (encargado en esta placa de las voces limpias y todo lo demás), y por otro Pim Blankeinstein (voces podridas/guturales) quien es el vocalista de unos conocidos del blog, Officium Triste; el bueno de Ed supo participar en infinidades de bandas -todas ellas por lo menos muy buenas- destacando una en particular: Orphanage.
Y es eso lo que me resulta conocido,ese groove para pegarle a los parches tan único, que desde el vamos me remitió 20 años atrás, cuando escuchábamos "By Time Alone" y nos resultaba igual de adictivo. Con la salvedad que aquí hay mucho doom y poco death y furia descontrolada.
Recomendación: no dejen pasar esta joya, es imposible despegársela de la cabeza.

11 de mayo de 2015

Robert Plant & the Sensational Space Shifters "Lullaby and...the Ceaceless Roar" (2014)

Robertito es una gran debilidad, lo reconozco. No puedo ni quiero ser objetivo, si eso implica analizar este disco -por ejemplo-, como si fuera un pedazo de carne o de plástico, da lo mismo. Porque con Plant no da lo mismo, en ninguno de los formatos que implique disfrutar de su arte, de su voz y de lo que carajo haga.
Este disco no es el primero con los Sensational, y es impresionante la multiplicidad de influencias tan bien amalgamadas a lo largo de toda la placa, que es imposible disfrutarlo de verdad en un simple reproductor de mp3 mientras uno camina por la calle.
En este momento, y mientras degusto un tabaco exquisito en una vieja y querida pipa, estoy sentado frente a mi equipo de audio y escribiendo esto, luego de haber escuchado esta placa durante meses.
Sigo encontrando capas y capas de sonido y de texturas, y no me canso de decir que este tipo cada día que pasa canta mejor: logró con el paso del tiempo una maduración vocal y compositiva que me parece única, aparte de rodearse de tipos con una sensibilidad descomunal, logrando un disco mágico, relajado y con una cuota melancólica que te acompaña y no te suelta.
Una verdadera obra de arte, digna de uno de los mejores cantantes de rock vivos

10 de mayo de 2015

Meshuggah "The ophidian trek" (2014)

 
SIEMPRE ODIE LA MATEMATICA , A TAL PUNTO QUE SIEMPRE LA TUVE QUE RENDIR TODA MI VIDA EN EL SECUNDARIO Y CLARO, SIEMPRE ME CUESTIONE PARA QUE MIERDA SIRVE EN LA VIDA, POR QUE TANTAS OPERACIONES ALGEBRAICAS,LOGARITMOS Y ECUACIONES TENIAN QUE DESTROZARME EL CEREBRO SI RAZON???????......REBELDIA ADOLESCENTE  QUE HOY EN DIA ME LLEVO A COMPRENDER QUE EL MUNDO Y LA VIDA GIRA ALREDEROR DE LOS NUMEROS, TODOS SON MALDITOS NUMEROS, LOS DIAS, LOS AÑOS, LOS MINUTOS LOS SEGUNDOS, LA ECONOMIA, LOS SERES HUMANOS SOMOS NUMEROS  EN LOS SISTEMAS CORRPUTOS DE TODOS LOS GOBIERNOS DEL MUNDO CAOTICO Y OSCURO EN EL CUAL NOS TOCA VIVIR.
    Y LA MUSICA? PORSUPUESTO QUE SON NUMEROS¡¡¡LAS PARTITURAS LOS COMPASES LOS FRASEOS LAS NOTAS ETC ETC ETC.....MALDITA SEA¡¡¡¡Y A MESHUGGAH LA MATEMATICA LES VIENE COMO ANILLO AL DEDO,LLAMESE COMO SEA SU ESTILO, ES UNA BANDA QUE YA TIENE SU RESPETABLE TRAYECTORIA DONDE EL OYENTE PUDO DISFRUTAR Y AMIGARSE CON LA MATEMATICA DESDE EL COMIENZO BASICAMENTE POR QUE ESTOS TIPOS SON MAESTROS DE LOS CALCULOS, LA PRESICION,LA EXACTITUD , Y LO FUERON DESDE PRINCIPIOS DE LOS 90 HASTA EL DIA DE HOY.
        YA VETERANOS ELLOS, ARREMETEN CON SU NUEVO MATERIAL EN VIVO EN CD Y DVD LLAMADO "THE OHIPDIAN TREK" CELEBRANDO 25 AÑOS DE LA BANDA EN DONDE NUEVAMENTE DEMUESTRAN QUE SON LOS DIOSES, PADRES Y PIONEROS DE TODAS LAS BANDAS QUE PRETENDEN SONAR IGUAL QUE ELLOS O CREAR NUEVOS ESTILOS BASADOS EN SU LEGADO INCONMENSURABLE.
    LA VOCES DE JENS KIDMAN  SIEMPRE ME GUSTARON POR QUE CREO Q PARA EL ESTILO ES EL PUNTO JUSTO DE GROWLING, ES DECIR NO ES EL TIPICO CANTANTE DE METAL EXTREMO AL CUAL NO SE LE ENTIENDE UNA VERGA, AL CONTRARIO, SI LEES LAS LETRAS DE MUSHUGGAH Y LO ESCUCHAS AL TIPO A LA VEZ, ENTENDES PERFERCAMENTE LO QUE CANTA, Y ESO ES BUENO , ENTENDER EL MENSAJE QUE TE QUIEREN TRANSMITIR.
    AHORA BIEN, COMO COMO EX-BATERISTA, DEBO ADMITIR QUE MI TRILOGIA DE DIOSES DE LA BATERIA SON SIN DUDA:GEORGE KOLLIAS, FLO MOUNIER Y POR SUPUESTO SU MAJESTAD:TOMAS HAAKE; Y ES AL EL A QUIEN LE CORRESPONDE LA MITAD DE LA  COLUMNA VERTEBRAL COMPOSITIVA DE SEMEJANTE MASTODONTE SONORO COMO MESHUGGAH,UN BATERISTA INCREIBLEMENTE PODEROSO, UNICO COMO LA BANDA MISMA, UN VISIONARIO ALLA POR LOS 90.,SIN DESMERECER A LAS OTRAS MAQUINAS COMO EL BAJISTA Y LOS GUITARRISTAS QUE SON TREMENDOS MUSICOS TAMBIEN
      EL MATERIAL NUEVO CONTIENE JOYAS QUE YA ESTABAMOS ACOSTUMBRADOS A DELEITAR EN NUESTROS OIDOS:SWARM,LETHARGICA,NEW MILLENIUM CYANIDE CHRIST,I AM COLOSSUS,OBZEN,COMBUSTION Y EL INFALTABLE HIMNO BLEEEEDDDDDD¡¡¡¡¡ , EN COMPARACION CON SU ANTERIOR DVD OFICIAL "ALIVE" HAY DIFERENCIAS EN CUANTO AL SETLIST PERO SIGUE SIENDO UNA ELECCION HONESTAMENTE GENIAL, UN VERDADERO BOMBAZO¡¡¡.
     LA VERDAD ASI COMO LA MATEMATICA, LAS ETIQUETAS MUSICALES SIEMPRE ME CHUPARON UN HUEVO, ES DECIR, PODRIAS LLAMARLOS METAL-CORE, EXTREME,METAL-D-JEN O MATH-METAL PERO MAS ALLA DE ESO LO MAS IMPORTANTE ES QUE CUANDO ESCUCHAS A MESHUGGAH NO TE HACE FALTA ADIVINAR QUE BANDA ES LA QUE ESTA SONANDO, SINO QUE AUNTOMATICAMENTE SABES QUE SON ELLOS,UNICOS E IRREPETIBLES,UNA BANDA QUE MUCHOS SORDOS INTENTARON DEFENESTRAR DESDE SIEMPRE POR QUE NO SONABAN A TARROS MAL GRABADOS, POBRES INFELICES LOS QUE NO ENTIENDEN A MESHUGGAH.
        ESTOS MAESTROS DE LA MUSICA EXTREMA CON 25 AÑOS DE EXPERIENCIA SUPIERON ENSEÑAR A MAS DE UN ESTUPIDO COMO SE TOCA MUSICA EXTREMA EN SERIO Y NO MORIR BORRACHOS EN UN CARAGE CHUPANDO VINO BARATO.
    LARGA VIDA A LOS AMOS DEL UNIVERSO¡¡¡¡¡¡

6 de mayo de 2015

Santuario "Las Alas de las Libertad...y nuestro refugio" (2004)

EL DISCO de Santuario, infinitamente superior, para mi, a su reciente "13 golpes en el frío" (2014), sonando incluso más gordo y profundo.
Siempre lo dije, desde que iniciamos este blog hace unos años, incluso en aquel hermoso programa de radio previo al blog y que se llamaba de la misma forma: cuando uno busca bandas extremas que marcaron el under nacional, no puede evitar mirar al norte, donde se encontrará con bandas muy consistentes y decididas, siendo Santuario una de ellas (de Salta).
Nunca se preocuparon realmente por pertenecer a alguna escena en particular, y allí reside su ventaja por sobre otras de la época y de la actualidad.
Composiciones sólidas en la vena de ese primer demo, pero con una vuelta de tuerca melódica que ya se asomaba en aquel, y con un arranque con bajo bien presente y voces susurradas que van emergiendo de a poco para explotar en rugidos que van desde lo gutural a lo netamente blacker, para enterrarte un martillo en la frente al aparecer las voces limpias en el estribillo, con jugueteos percusivos y colchones de teclados que te pasean por todas las sensaciones posibles frente a lo irremediable de la muerte ("Frágil")
Los tempos no son necesariamente acelerados, y eso realza los climas que pululan por todo el disco, ya sea por la pulsación de ese bajo tremendo, o por el jugueteo atinado de las violas, desparramando violencia, ira, melancolía, cuando es necesario y siempre con algo que distingue a Santuario de otras bandas: las letras, verdaderas poesías, con toques existencialistas y preguntas hermosas/horrendas que nos acompañan/torturan a todos, aunque no lo sepamos.
"Hasta que muera" es tal vez el mejor tema del disco, variado, con partes extremas, partes rockeras, partes darkies (con Cristian de Avernal como voz invitada).
En "Entre sueños" hay un riff que no me puedo sacar de la cabeza desde hace años, y el juego de voces se ve destacado por la presencia justa de una hermosa Cecilia De Singlau en coros que no desentona para nada con los berridos y gritos de Esteban Agüero.
"Criaturas" es una muestra cabal de la búsqueda de texturas diferentes que caracteriza a la banda, con la presencia de Juan Giménez en cello, y una cadencia que va desde la lentitud y melancolía dark folk, a un rústico black onda '90, sumando más desesperanza en sus letras, que paradójicamente terminan teniendo una cuota de luminosidad maravillosa.
Y la melodía nunca deja de estar presente, a lo largo de los temas restantes, cada vez más melancólicos. Finalizando con una suite separa en 3 partes, titulada "La Pérdida", ("Silencios", "Caída" y "Alados Huérfanos" siendo el inicio un breve tema instrumental, la segunda parte más frenética y la final algo más relajado y con aire Death/Doom, atravesado por aquello que le da título a la suite, y dejando que hay algo que siempre está en nosotros y no se perderá nunca: el dolor.
Dolor que bien puede ser el refugio frente a lo real del mundo, y que bien puede ser el vacío que lleve a crear canciones como las plasmadas en este disco.
Para el que escribe, un disco perfecto, indispensable para los que amamos la música.
P.D.: busquen en su bandcamp, está todo para escuchar y bajar.

3 de mayo de 2015

Myrkur "Myrkur" e.p. (2014)

darklord
Espectacular debut de este one...woman proyect fichado por esa discográfica maravillosa que es Relapse, en donde la que se encarga de todo todito es una señorita dinamarquesa de buen ver, y que realmente se destaca en lo que hace.
Black metal de factura clásica, anclado en el sonido rústico de luminarias de la talla de Satyricon, sobre todo en esos intentos primigenios de transmitir frialdad con climas opacos y rapidez maligna. 
Pero eso no es todo, porque el paso del tiempo no es en vano en la escena black metalera, y han surgido en los últimos 10 años bandas que supieron tomar sonidos en apariencia ajenos a lo extremo, para darle un sinnúmero de variaciones al estilo, encaminando hacia páramos más etéreos y luminosos, pero no menos rabiosos y vertiginosos o pesados. Grupos como Wolves in the Throne Room, Alcest, o Agalloch supieron beber de diferentes fuentes, y a lavez transformarse ellos mismos en influencias de bandas actuales.
Con Myrkur estamos frente a un caso actual, que sin sonar sifonero como el True Black Metal, rescata la mítica y por momentos romántica frialdad de las bandas pioneras, pero agregándole las melodías de ensueño tomadas del espantosamente catalogado Shoegaze, logrando canciones bellísimas, repletas de vértigo y agresión, en tan solo 24 minutos.
Altamente recomendado, no es nada nuevo, pero es adictivo.

1 de mayo de 2015

Bruce Soord with Jonas Renkse "Wisdom of Crowds" (2013)

saber
Para que negarlo, ambas bandas me matan, tanto Katatonia cuya música descubrí en los 90 y luego Pineapple Thief en la nueva década me gustan tanto como Porcupine Tree y tantos otros.
Unos de Suecia, los otros de Inglaterra. Al parecer el arte los encontró a los líderes de ambas bandas en algún punto en común y los llevo a proyectar este discazo mezcla de experimentación-katatonica, nuevos términos no están mal de vez en cuando.
                 Que buena música, muy indie, muy fresco, creo que a ambos lideres de estas señoras bandas les vino como una bocanada de aire fresco esta grabación de temas tan bien logrados que te atrapa con sus melodías y cosillas programadas.
                  En algún momento me pareció que cuando Jonas comenzó a cantar limpio en "Discourage ones", siempre sonó como un cantante falto de matices, es decir me sonaba monocorde en su forma de cantar, pero hoy debo admitir que es su estilo, que es un sello personal propio y lo lleva en su garganta como marca registrada.
                  En cuanto al otro maestro Bruce, se nota su mano metida en una composición digna de un delicatessen sonoro y exquisito como solo los ingleses nos pueden brindar, guitarras alternativas y programaciones y teclados bien británicos.
                   Mucha gente es anti-partidaria de los proyectos paralelos, yo no, al contrario, soy re partidario de ello por que me parece que es la mejor oportunidad de sacar de si mismo el lado oculto de los músicos y desarrollar algo distinto a lo de la banda principal a la que pertenecen; o sea, es una experiencia enriquecedora, un stop en la carrera para decir: ohhh esto también puedo hacer, algo diferente,algo definitivamante distinto.
                    Y por supuesto, eso es lo que Bruce y Jonas plasmaron en "Wisdom of Crowds" ( la sabiduría de las masas), con temazos como Radio star ( me hace acordar a Smashing Pumpkins sin dudarlo!!!),The light (tremendo, un tesoro!!!!) Pretend (un sueño de puro relax!!!), The Centre of gravity (industrialmente bailable y oscuro con alguna influencia Depeche Mode!!!)  etc.
                   Son 8 tracks los que componen el disco, quizás gusto a poco para los que amamos temas largos o discos con mas de 10 tracks, pero creo que los 8 tracks son una prueba suficiente de un buen comienzo de este dúo, y ojala nos deleiten con mas material en el futuro y por que no shows en vivo para por lo menos poder verlos en internet o en dvd.
  

Moonspell "Extinct" (2015)

garfield
Moonspell no es para cualquiera definitivamente,el fanático que los escucha y disfruta debe tener un background de música de los 80 como  el dark, el post punk etc en su cabeza ya que su música en sus comienzos arranco con una particular mezcla de esos estilos combinado con el metal extremo y oscuro que los noventa nos ofrecía a toneladas.
Soy un seguidor de la banda indudablemente por que he seguido sus pasos hasta el día de hoy, y en     esta ocasión llego a mis oídos su ultimo trabajo: "Extinct", pero todo a su tiempo, primero creo que nos merecemos un retroanalisis para entender la actualidad de Moonspell.
Indudablemente cuando salió "Irreligious", la banda explotó, ya que el mismo es considerado una obra de arte descomunal, original, innovadora, única en el metal extremo de los 90,además apoyados con una multinacional que los llevaría lejos.Ahora bien, nunca jamas entendi lo que paso con ellos ,entraron en un periodo de indefinicion musical, y llegaron los polemicos y desubicados:Sin pecado y The butterfly effect, dos discos jugados, con coqueteos con la electronica que indignaron a los fans mas ortodoxos que seguramente les dieron la espalda,y lo peor estaba por venir,la partida century media,el incesante cambio de integrantes, los cambios constantes de compañias discograficas,y comenzaron a sumergirse en el caldo macabro de la incertidumbre.
    Fernando Ribeiro tuvo que tomar serias decisiones al respecto, y seguramente era o resurgir con moonspell nuevamente o morir en el intento,pero para ello no tuvo la mejor idea que volver hacia atrás en el tiempo y retomar las raices,pero el problema fue que musicalmente nunca fue lo mismo como las maravillas de wolfheart o irreligous.
  Nunca entendi musicalmente que quisieron hacer con discos como The antidote,Memorial o Night eternal,supongo q pretendian  sonar extremos y goticos a la vez pero transformando esa formula en una relacion simbiotica forzada y desiquilibrada,una indefinicion total en su musica donde lo predecible y monotono eran moneda corriente.Debo reconocer que algunos temas de esa epoca me gustan (Nocturna,Luna, Everything invaded etc) pero uno no es fanatico o seguidor de una banda por sus temas sueltos, unos debe amar todos los discos, cosa que por lo menos conmigo no sucedió y lo unico que quedaba era esperar que un milagro ocurriera.
   Llego un interesante contrato con napalm records , un disco doble:alpha noir, omega white, que levanto un poco la punteria pero seguia faltando algo, el factor sorpresa, ese disco que nos debian desde irreligous como sucesor digno.
    Y he aquí el 2015 los trae con extinct y debo decir que he escuchado el disco de punta a punta y debo decir que es una verdadera obra de arte, es el equilibrio justo del dark, el gothic y el metal.Apenas comienza el disco te atrapa, te lleva por melodias exquisitas bien logradas oscuras y llenas de innovacion que tanto hacia falta,cuando aparecen los teclados son arrasadores y las voces….y aca me detengo,mas alla de lo que haya o no disfrutado de la musica de moonspell en su periodo de indefiniciones, siempre respete y admire a Fernando Ribeiro por la simple razon que me parece un tipo con una personalidad mistica tremenda y su versatilidad vocal me atrapo desde que  lo escuche por primera vez y ahora no puedo creer lo que me hace sentir en este disco, me sacude con su oscuridad, me lleva  los 80s con sus tonos dignos de peter murphy (bauhaus) o pete steele (type o negative-r.i.p.),su voz en extinct es un trabajo perfectamente logrado.
    Que mas puedo decir de los tracks de extinct, esta todo lo que quiero escuchar, un refinado metal extremo, el dark , el rock industrial, esta todo lo que moonspell represento en los 90 pero ahora mas desarrollado e innovador que nunca, es el punto justo de todos los ingredientes que mezclaron toda su vida:Extinct (un comienzo sorprendente y arrasador) ,Medusalem (sin palabras ,una muestra perfecta retro-dark),Domina (una joya sin igual,muy hermoso sin dudas) ,Funeral bloom (excelente,explosivo) ,Until we are no less (industrialmente maravilloso) y mas y mas.
     Hoy lograron sonar definitivamente a ellos mismos, o sea, Moonspell es Moonspell, y nadie suena como ellos, no hay otro cantante como Fernando  que tenga su personalidad ni su versatilidad vocal.
     Se que mucha gente podria decir que al hacer este pequeño analisis de la banda no descubri nada nuevo, pero creo que era muy necesario recordar el pasado para entender el presente de esta gran banda que por fin se dio cuenta que el arte va mas alla de todo, de etiquetas impuestas por el mainstream, de prejuicios ortodoxos,mas alla de todo.Salud a los lusitanos, y que vengan mas discos excelentes como Extinct.

26 de abril de 2015

Leviathan "Scar Sighted" (2015)

mostros
Otro monstruoso disco de Wrest, alma mater de Leviathan, esa bestia unipersonal que supo sacar discos bestiales y tenebrosos como pocos.
Verdaderamente, es un tipo que de climas perturbadores la sabe lunga, y con pocas variaciones, logra generar alteraciones del estado de ánimo de aquel que se atreve a acercarse a su música. Porque, seamos honestos, esto está lejísimo de aquello en lo que se transformó el Black Metal con el correr de los años: es decir, esa cosa pulcra, melódica, casi ausente de alma y sentimiento. No, lo de Wrest y Leviathan no va por ese lado, lo de él/ellos es el odio, el asco, el desprecio por todo lo que sería la actualidad del Black Metal, y una adoración implícita, -para disfrutar entre líneas- del ocultismo y los seres primitivos que poblaban el universo, antes de que el hombre llegue al planeta.
Es cierto, nada de eso hay en las letras, pero es imposible no pensar en seres sobrenaturales (como los que aparecen en el sobre interno acompañando a cada composición), y en el poder que sus sonidos portan y laceran a los que se victimizan y sollozan que ya no hay nada bueno, que todo está hecho, y que el metal suena plástico.
Siempre me llamó la atención el tratamiento que hacen este tipo de bandas, en este tipo de géneros, que cuando bajan las revoluciones y se ponen más oscuros, trasmiten una maldad casi inabordable que mete miedo en serio y te crispa los nervios, a la vez que, vaya paradoja- te (me) relaja y me predispone gratamente para un sinfín de actos no violentos.
Para remarcar, EL tema del disco, es el que le da título al mismo, y oscila, deambula entre el ambient más hijo de puta, el noise más enfermo, el drone más refinado y el black más kvlt y nekro.
Déjense de joder y tomen un buen trago de estricnina diluida en café, mientras se dejan inundar por la miseria, el odio, la maldad y el vómito de la humanidad en formato musical.
Uno de los discos más importantes del año, y uno de los más desesperantes.

Moonspell "Extinct" (2015)

darklord
Fuimos para atrás, como para tomar impulso y saltar un abismo que parecía infranqueable. Es que mis neuronas no pueden dejar de pensar en discos que todavía hoy, y con tantos años encima de escuchas, no tolero ("Sin/Pecado", "Darkness and Hope", "Memorial", en menor medida "The Butterfly effect"), no porque sean malos en si mismos, sino porque sencillamente porque me producen hastío, aburrimiento...son tan faltos de alma como "Host" y "Believe in Nothing" de los geniales Paradise Lost, y se les nota igual la necesidad de hacer guita en lugar de componer.
Por eso cuando me enteré del nuevo lanzamiento de los portugueses, lo único que apareció en mi cabeza fue un "mmmm...mejor busco alguna banda de Funeral Doom de Rusia, que están haciendo cosas piolas y disfrutables".
Pero, no pude evitarlo y escuché el nuevo disco, y en buena hora que me tengo que meter mis palabras bien dentro del culo, y volver a emocionarme como lo hice con aquellos clásicos que todos sabemos cuales son.
En este disco hay canciones bien extremas, pero también relajadas y bien góticas y rockeras. Es como si lo mejor que saben hacer Ribeiro y los suyos estuviesen condensados en estos casi 46 minutos, lo cual es más práctico que aquel disco doble del año 2012, que no estuvo nada mal...pero esto es mejor.
Un inicio con un hit perfecto que mezcla la extremidad con lo cadencioso de aquel "Irreligious", y con toques bien electro que dejan como saldo una descarga de adrenalina en el cuerpo que pide por más.
El toque industrial está ahí nomás, en el segundo track, título del lanzamiento, y con una sección percusiva que realmente se luce, y ni que hablar de las violas que juguetean entre ellas magistralmente mientras el bajo gordo y seco de Aires Pereira dice presente como hace mucho no se lo escuchaba, y las teclas están donde tienen que estar.
"Medusalem" podría ser la relectura de los portugueses de bandas como Sisters of Mercy y The Mission, esas bestias de los 80' que entregaban canciones gancheras y oscuras por igual cautivando a público tan diverso que después influyeron en la creación del metal gótico.
Este tema es una de las frutillas del disco, con ese músico genial de Yossi Sassi (Ex Orphaned Land) entregando melodías maravillosas.
También hay lugar para esos tonos tristes, apesadumbrados y con una cuota de erotismo y sensualidad que Fernando desprende cada vez que calienta sus cuerdas vocales, y me atrevo a decir que cada vez canta mejor, cada vez brinda mayores matices con su arte,  y eso siempre se agradece.
De más está decir que me parece uno de los grandes discos de Moonspell, uno de los más disfrutables y cancioneros de lo que va del año, y uno que seguramente lo escucharé años después...y me seguirá pareciendo relevante,como esos clásicos que todos conocemos.

22 de abril de 2015

Cradle of Filth "Cruelty and the beast" (1998)

cof
Como verán, estoy retrocediendo últimamente, para buscar cosas olvidadas, o dejadas atrás por el frenesí de escuchar solo lo nuevo.
Y en eso de escuchar solo lo nuevo, perdemos de vista discos que valen la pena...
Este...¿vale la pena? Ufff...con el paso de los años tengo sensaciones encontradas, que incluso fueron tema de charla con el Conde, de este mismo blog.
Musical y compositivamente es el último disco de los Cradle relevante (con "Midian" un poquito por debajo), con un pie puesto en climas barrocos y gótico-sinfónicos, y otro en el heavy metal más clásico (guitarras gemelas maidenescas a la cabeza), alejándose cada vez más de la crudeza black característica de sus inicios, y dándole una vuelta más que interesante a la temática vampírico-erótica. Porque estamos frente a un hermoso disco conceptual sostenido en la Condesa húngara Elizabeth Báthory (esa acerca de la cual también escribió nuestra genial Alejandra Pizarnik).
El sobre interno es un verdadero lujo y la producción fotográfica alcanza niveles que de tan altos, se tornarían imposibles de superar, o alcanzar en lanzamientos futuros. Todos los miembros, como ya era típico en los discos anteriores, aparecen en fotografías logradísimas, dando la idea de ser una banda imbuida de lo terrorífico y lo gótico. Como para darle un toque extra, la actriz emblemática que representara a la Condesa en películas de los '70, Ingrid Pitt, aparece haciendo aportes en los tracks 7 y 8 (si mal no recuerdo) bajo la forma de narraciones que le dan un clima más que interesante al disco, que de a poco va mostrando también influencias mas thrashers.
El grave problema de este lanzamiento (y de muchos de esa época) fue la producción, ya que si bien las guitarras están bien al frente, junto con los teclados, no tienen la fuerza ni el peso que mostraran en "Dusk and her embrace", sonando por momentos apagadas...y la batería...la puta madre con esa batería!! Está más triggeada que la mierda y pareciera que al gran Nicholas Barker (último L.P. en el que participa, por cierto) lo habían puesto a tocar una máquina de coser. 
Todavía me da vueltas en la cabeza la idea de este disco con otra producción y una mezcla menos chata...estaríamos hablando tal vez del disco definitivo de Dani Filth y los suyos....pero ese para mi es "Dusk and her embrace".

20 de abril de 2015

Katatonia "Jhva Elohim Meth" -demo-(1993)

jem
Escuchando nuevamente la discografía de los suecos, no puedo creer que clara la tenían ya en sus comienzos, sonando ajustados y con sutilezas dignas de gente que lleva varios años en esto de crear música...siendo este su segundo demo.
Ya se deja escuchar la melancolía y la tristeza que caracterizara a ediciones posteriores -los llamados clásicos-, pero con una cuota de doom que está presente solo en esa joya increíble que constituye su segundo L.P. "Brave Murder Day".
Lo Black no está tan evidente, aunque si respirás cerca de este demo, puede que se meta en tu menta un poco de oscuridad, de esa maldita que para los que vivimos los '90, fue imposible de sacar después.
Música oscura, maligna y triste, y de una paradojal frescura, como hace tiempo no escuchaba.

6 de abril de 2015

"Crash", James G. Ballard (1973)

Recuerdo haber visto mucho antes de conocer de la existencia del libro, esa obra maravillosa del maestro David Cronemberg del año 1996, plagada de actorazos del carajo...y que resultó ser una adaptación de esta novela. Cuando la agarré por primera vez allá hace tiempo, no me impactó, me aburrió y la dejé apenas empezada.
Pero en pleno 2015, soy evidentemente otro.
Supongamos que el sintagma "hacer el amor" no existe, ni tiene sentido alguno; el sexo es simplemente eso, pero con un agregado, con una soldadura extra, la conjunción entre cuerpos mutilados y/o marcados por accidentes y autos/aviones, etc.....bordes filosos y cortantes de máquinas utilizadas para el transporte de personas como complemento perfecto de la cópula entre seres absolutamente deshumanizados signados por una satisfacción a costa de lo que sea, incluso de la muerte misma.
Y supongamos que la argamasa de aquella soldadura monstruosa o perversa, se lleva adelante sin una pizca de erotismo o, incluso, amor...sino tan solo sexo sucio, brusco y bizarro entre personas que llevan adelante la recreación de accidentes de famosos, elevando al ideal a aquellos que más tullidos quedaron, y siendo todos absolutamente intercambiables.
Eso es "Crash", y mucho más. 
Acaso sea la perturbadora unión entre pornografía casi hardcore y ese tono industrial de humanos maquinizados, a los cuales les da lo mismo rozar el vinilo del asiento manchado de esperma/sangre o mirar a personas tullidas cogiendo para excitarse -a pesar de que ea tu propia esposa la que es cogida por otro en la parte del auto que vos estás manejando.
Una de las novelas más jodidas del buenazo de Ballard, uno de los libros más perturbadores que leí en años, y uno de los ejemplos más claros de lo que el concepto de perversión en sentido estricto implica.
Un libro obligatorio.

8 de marzo de 2015

"Interstellar" de Christopher Nolan (2014)

Otra de las pelis que fui a ver al cine, entusiasmado por el director aunque no demasiado por la historia, que de acuerdo a lo que había visto del trailer, no me enganchaba demasiado.
Obviamente que está ahí Matthew McConaughey, a quien detestaba hace unos años hasta que vi la serie "True Detectives" y la peli "Dallas Buyers Club" y me metí los prejuicios bien adentro.
También está la figurita cada vez más bella de Anne Athaway y el descomunal Michael Caine (ambos conocidos ya del director de la mejor trilogía de Batman de la historia).
Un inicio vertiginoso, y un accidente aparentemente de un transbordador, nos deja en una granja a cargo de la cual está Cooper (Matthew), y en donde vive con sus dos hijos y su suegro.
Para variar (jeje) Nolan nos muestra un paisaje desolado y pesimista, en donde la Tierra está muriendo, siendo uno de los tantos estertores finales aterradoras tormentas de arena que no permiten siquiera respirar.
El Sr. Cooper resulta ser un ingeniero bastante capacitado, encargándose de que sus máquinas hagan solas el trabajo en el campo...mientras su hija empieza a ver y/o percibir cierto "mensaje" en la caída de libros o en el polvillo resultante de las tormentas de arena que azotan la región y que vuelve algo tan común como respirar una odisea.
Así es, la vida, aparentemente, en la Tierra está llegando a su fin y no de forma cataclísmica, sino en una lenta agonía de hambre general y cambios climáticos. He aquí que un equipo de científicos, con el Prof. Brand a la cabeza, descubren un agujero negro -Gargantúa- que permitiría a lo que queda de la humanidad ir a un nuevo lugar a donde comenzar de nuevo (y destruirlo irremediablemente ja)...pero para eso, hay que embarcarse y enfrentar algo desconocido, sin saber efectivamente si se podrá llegar a destino.
Eso, y para no entrar en spoilers, es lo básico y superficial que se puede ver al comienzo de la película, y que de básico y superficial mucho no tiene, abordando temas caros a la ciencia ficción y a la filosofía durante años.
Más allá de las actuaciones (sorprendente Mackenzie Foy en el papel de la niña Murph, hija de Cooper), el desarrollo y la forma en la que está filmada es un verdadero placer para los amantes de la ciencia ficción, encontrando guiños a clásicos del género como la épica "2001: Space Odyssey" (1969), y tirando por tierra con la supuesta entrega y amor por el prójimo que algunos pudieran tener por científicos encumbrados; en este sentido, el personaje de Matt Damon si bien breve, es impresionante. El factor tiempo, y su relatividad está increíblemente bien logrado, otorgándole una tensión maravillosa en conjunto con paisajes monolíticos, aplastantes y bellos por igual.
Pulgares arriba también para los factores estéticos por lo tanto, regalándonos a quienes asistimos al cine la posibilidad de ser tragados por un mar verdaderamente inmenso, jugando con la pequeñez humana frente a lo incomensurable del universo: no jodamos, por más que todos los blogs del universo jodan con la falta de precisión científica acerca del agujero negro, no por ello es menos impresionante el momento de estar frente a un "bicho" de esos, que se traga todo, luz, materia, tiempo...etc.
En contraposición, uno de los puntos que más molestan, es cuando la cosa se pone melodramática y cuasi new age, con esas boludeces del amor -por ejemplo-, pero por suerte, rápidamente sale de  ahí, y de la mejor forma.
No puedo dejar de señalar lo interesante que resulta en tensión y en la propia historia, el manejo del tiempo una vez atravesado Gargantúa, que se hace muy similar a lo abordado por el genial Nolan en esa obra descomunal y maravillosa llamada "Incepction" (2010).
Sin lugar a dudas, una de las grandes películas de ciencia ficción de los últimos años, de esas que sirven de antídoto contra bodrios irreproducibles y no pirateables, como "Jupiter Ascending".

14 de febrero de 2015

"Jupiter Ascending" de Lana y Andy Wachowski (2015)

No me di cuenta hasta hoy que pasaron unos años desde mi última reseña de película, y no es que haya dejado de lado el cine, todo lo contrario.
Fui a ver anoche este bodrio impresentable con las expectativas, iluso, bastante altas. Joder, son los hermanos Wachowski, creadores de la trilogía de Matrix, y más acá en el tiempo, de "V for Vendetta" (2006) y "Cloud Atlas" (2012), todas recomendables en mayor o menor medida, y súper disfrutables.
Así que allí estaba yo, sentado en mi butaca de ese cine de cuarta, con la peor atención y las peores características técnicas que se les pueda ocurrir (Sunstar cines), con anteojos 3D que tranquilamente podrían ser fabricados con celofán rojo y azul y se vería mejor.
Con un elenco descomunalmente gigantesco, y un inicio puramente anecdótico, la peli en cuestión es una seguidilla de imágenes y efectos que si bien por momentos parecen logrados y hasta bellos, termina siendo solo eso...imágenes y efectos.
La historia no se sostiene ni siquiera por 20 minutos, y en una película de dos horas...pfff sobra mucho no?!
Podría ser una película de acción, o una historia de amor, o una de ciencia ficción grandilocuente...pero no, no es nada de eso.
Las escenas de acción se hacen tan largas que terminan siendo aburridas; las ideas están tan encimadas y pegoteadas entre sí, que no hay distinción entre las diversas líneas que atraviesan la película sin llegar a desarrollarse en ningún fuckin' momento ninguna de ellas.
Robos hay por todos lados, anoten: algunos aspectos estéticos de "Brazil" del descomunal Terry Gilliam, enfrentamientos entre casas reales al modo "Dune", pero sin el peso de las historias que sostienen a esos clásicos. También como bien dice el sitio io9 (recomendado para los amantes de la ciencia ficción), aparece algún que otro afano a "The Fifth Element", pero lo fundamentalmente insoportable es la autoindulgencia con ellos mismos, y el absurdo delirio de cuanto más mejor.
Si no, no se entiende, o por ahí yo no entiendo. Por ejemplo, las escenas de acción o las persecuciones: de tan largas se tornan aburridas.
No puede ser que a la media hora uno esté bostezando e implorando que la tortura finalice.
Si hasta las actuaciones son de patéticas para abajo, con alguno de los diálogos más forzados y estúpidos que recuerdo haber padecido en años: Channing Tatum debería dedicarse a otra cosa, al igual que la bella Mila Kunis; entre ellos dos la química está tan presente como la música en los últimos discos de In Flames y Metallica.
Dentro de los diálogos o monólogos, hay frases que de haber guiado a la dupla de directores en un tratamiento más serio y profundo, hubiesen desembocado en algo más dinámico y preciso (aunque también se parecería demasiado a lo abordado en su famosa trilogía), pero no, terminan clavadas en escenas en las cuales uno se mira con su compañer@ de turno en la butaca, pensando "por favor, basta de melodrama berreta que para eso me veo una telenovela venezolana!".
Y así, luego de la agonía final de caídas y persecuciones eternas, un aparente amor entre una figura de la realeza galáctica y un licántropo medio albino sin manada (¡¿?!), termina este fucking bodrio que no vale siquiera el tiempo que tarde en descargarse de la red.
Palabras aparte, cierto para la cuestión estética que tiene mucho a favor, coincidiendo otra vez con el sitio mencionado más arriba, que las naves -por ejemplo- son de lo más bello que me tocó ver en la pantalla.
Después de separar eso, "Jupiter Ascending" desbancó de mi top 3 de las peores películas de la historia a la horrenda "Avatar" (2009) de James Cameron (al lado de "Jupiter Ascending", esta tiene la profundidad de "Saló o los 120 días de Sodoma", del irrepetible Pasolini) o la insufrible "Titanic" (1997), quedando arriba de todo en las peores películas delos últimos 10 años.
Háganse un favor, y eviten este bodoque fílmico, sus neuronas se lo agradecerán.
P.D.: que lindo sería ir al cine y no sentirse estafado por los que proyectan lo que elegimos ver. Sunstar cines, en el Portal, San Miguel de Tucumán, es casi como la película, lo peor de lo peor en cines en toda la Argentina. Atención, limpieza, sonido, 3D, los fucking lentes, todo todito rezuma estafa y desprecio por quienes pagamos (y bastante) para disfrutar del séptimo arte. Por favor, abdiquen y pongan una verdulería o un carrito de pochoclos, pero no jodan a los que amamos ir al cine.

6 de febrero de 2015

Anorexia Nervosa "New Obsurantis Order" (2001)

Mierda, tercer disco de los franceses y todavía no puedo creer que puedan sonar tan violentos, tan melódicos y tan extremos al mismo tiempo, sin perder la noción de canción.
O sea, no me refiero a que estos muchachos componen bajo el formato de, por ejemplo, Silvio Rodriguez, sino que cada uno de los temas se distingue del otro y eso siempre lo festejo, sobre todo en este estilo que tiende de forma exacerbada a ser un amasijo sonoro y caótico.
Tampoco estoy diciendo que el factor caos este ausente, pero está tan bien entrelazado todo que hasta es un punto indispensable del sonido de la banda.
Herederos un tanto más sacados de los dioses noruegos Emperor, tienen un punto a favor: no es una copia, lo cual se deja escuchar a lo largo del disco y de la mano de esos teclados que nunca son un colchón de simple acompañamiento, sino un cañón de adrenalina y vértigo; las voces también son un tema aparte, y hay un tratamiento refinadísimo de las voces chillonas propias del estilo, con algunas más podridas y otras limpias y más operísticas que te quitan el aliento.
Incluso, reescuchando una y otra vez el disco, hay un aura de maldad enlazada a velocidad grindcore, por momentos agotadora, pero de puro regocijo si atendemos las líricas, cargadas de pesimismo, nihilismo y profundo desprecio por la humanidad.
Para los que añoran la violencia y la belleza, todo en uno, deben escuchar esta maravilla.

3 de febrero de 2015

Cannibal Corpse "A Skeletal Domain" (2014)

Uno de los disquitos que me acompañaron en las vacaciones recientes, y está buenísimo.
No puedo creer que no tenga un puto disco reseñado de los de Buffalo, tal vez el primer contacto que tuve con el Death Metal, sometido a "Butchered at Birth".
Pero en este caso, estamos con su treceavo lanzamiento, y lo único que puedo decir es que estos tipos cada vez tocan mejor, si acaso eso es posible. Ya mostraron ampliamente de lo que son capaces a lo largo de su extensísima carrera, y con cada lanzamiento no hacen sino dar un paso más allá, pero no en brutalidad (eso lo hicieron cuando los que hoy tocan brutal death no habían abandonado el chupete), sino en tecnicismos.
Si señores, Cannibal es una banda ultra técnica y en este disco es como si tuvieran ganas de demostrar que les interesa eso y nada más que eso.
Un disco con muchísimos cambios de ritmo y temas que tienen rebaje, para lograr el efecto de "te meto un martillazo en la cabeza en cámara lenta y no vas a poder hacer nada para evitarlo".
Porque también es cierto que los que seguimos a la banda no esperamos que nos sorprendan ni que metan teclados, pero eso, por lo menos para mi y en relación a esta banda, no es un defecto, Cannibal no aburre aún sabiendo de antemano como va a ser el próximo disco.
En este te vas a encontrar con temas gancheros y con mucho groove (ojo, no es ese monumento al gancho que fue "The Bleeding"), ayudados sobre todo por el cambio de productor e ingeniero (ya no están los servicios del maestro Erik Rutan), sonando la sección rítmica híper potente y monstruosa, ni que hablar de los riffs de esas dos bestias y mucho menos del desquiciado de la garganta de acero, el Sr. sin cogote, George Fisher.
Un gran disco de una gran, gran banda.

28 de enero de 2015

Yob "Clearing the Path to Ascend" (2014)

La reputamadre que lo parió!. Este fue uno de los discos que me acompañaron en las vacaciones recientes, en un mix casi perfecto con los 3 primeros tomos de los Cuentos Completos de uno de los autores de referencia para quien escribe, Philip K. Dick.
Y la sensación de estar en otro mundo es similar tanto en la música de este trío como en la literatura del maestro.
Es cierto que ya tienen una historia detrás y que esta es la primera reseña en el blog de la banda que tiene una seguidilla de discos verdaderamente impresionantes.
Si mal no recuerdo, la primera vez que los escuché fue "Elaborations of Carbon (2002), cuando recién salía el "The Illusion of Motion" (2004), y me pareció sencillamente perfecto.
Después los dejé de lado, a pesar de haber escuchado los dos anteriores a este nuevo lanzamiento, es como que no estaba con el ánimo necesario para dejarme llevar.
Pero este disco...repito: la reputamadre que lo parió!
Denso, por momentos opresivo, melódico, colgado y bien trippy, ideal para escuchar por ejemplo mientras caminaba por la playa al atardecer.
El viaje no deja de ser desesperante y bastante místico, sobre todo en los breves momentos introspectivos que nos regalan para poder respirar en cada uno de los 4 extensos temas, que nos pasean por la incertidumbre y el pesimismo, y que paradójicamente, a medida que pasan los minutos se torna más y más introspectivo.
Un disco para los iniciados, difícil pero indispensable. Esto es la evolución de la música pesada, y no la berretada actual de Metallica, Megadeath e In Flames.

23 de enero de 2015

Senegal Grindcore Mafia -single- (2015)

No suelo hacer esto de reseñas de una canción, ya que soy de la idea de que hay que ponerla en contexto, es decir dentro de un disco. No escucho temas, escucho discos.
El problema que se me plantea es que en este caso hay dos músicos del recontra carajo en esta banda que ya son conocidos de los lectores del blog: estoy hablando de Raúl García Posse (guitarrista) y Pablo Lamela (bajista), ambos de Los Random, quienes junto a Germán Gómez (batería) -de Delphoz, otra gran banda tucumana- y Gaspar Rojas de Los Empleados, también de Tucumán, en guitarra, dan "forma" a este amasijo extremo y volátil llamado Senegal Grindcore Mafia, cuya muestra inicial podrán encontrar en su bandcamp.
A la primera oída suena muy caótico, con esa violencia descomunal de Los Random, pero no. Hay algo más, y por ahí hay que tener paciencia y escuchar. Parece simple, pero no, sobre todo por la intensidad  y el vértigo desparramados en estos "escasos" 6'36''.
Lo primero que advierto es mayor libertad sonora, sobre todo teniendo en cuenta que en lugar de una, hay dos violas, por lo que la experimentación sigue estando presente, pero dejando de lado la deformidad de Los Random. En ese sentido me parece un aporte de tranquilidad la otra guitarra, y la diferencia de estilos en los bateristas (de la Senegal y de Random) que aparentemente se deja escuchar en esta composición.
Pareciera que es un pecado decirlo, pero es inevitable comparar con la otra banda (reconozco que no conozco a Los Empleados), y el aspecto abstracto y deforme no está tan presente, dejando lugar a que el tema "respire" y por lo tanto suene más a "canción", entre comillas, ya que si algo se puede decir de esto, es que no es para nada amable, aunque tenga más melodías que mi referencia y punto de comparación (Los Random).
Una nueva banda, muy consistente y con un sonido del carajo. A esperar el disco, parece que vale la pena.

"La Música del Silencio", Patrick Rothfuss (2014)

Porque no solo de música vivo, también soy un adicto a la literatura, y este es un autor relativamente nuevo aunque no por ello menos importante.
Es el autor de esa trilogía todavía en construcción titulada "Crónica del Asesino de Reyes", que ya lleva dos libros publicados, y nos "regala" esta breve novela sin diálogos, sin más personajes que Auri, esa niña/adolescente/mujer que apareciera en la trilogía con una carga de misterio que inteligentemente este libro no resuelve.
Para aquellos que leyeron los dos libros publicados de la saga "El asesino de reyes", sabrán que el misterio rodea a Auri, quien vive en la Subrealidad, "lugar" que no queda muy claro que es ni donde se ubica.
La cuestión es que tampoco queda desculada la cuestión tampoco, aunque es más que interesante como uno se aproxima a advertir en qué momento de la historia principal estamos, ya que Kvothe y Auri ya se encontraron, y ella está buscando un regalo para él; es decir que la historia se desarrolla entre el primer y el segundo encuentro.
Pero...¿si no resuelve algunos interrogantes de la historia, que importancia tiene? dirán los más tontos.
Lo importante es la historia, breve, que desarrolla tan magistralmente Patrick, y que a pesar de él mismo (no la quería publicar inicialmente), es de una ternura apabullante.
A pesar de todos los "no" de la historia, hay algo que queda claro: Auri sabe algo acerca de lo real, del nombre real de las cosas o de su esencia, tal como los lectores de Úrsula K. Leguin saben. Es decir, las cosas tienen su nombre conocido (por ejemplo, un vaso), pero el nombre real del mismo es otra cosa, y Auri parece tenerlo claro, cuando advierte una alteración del clima cuando pone una cosa al lado de otra, y no hay "una buena vibra" (jeje).
Una historia bellísima y tierna, mágica, que es indispensable leer e imposible no emocionarse.

Triptykon "Melana Chasmata" (2014)

El 2014 se fue y nos dejó una serie de discos preciosos, ya sea que amemos lo extremo o lo más relajado.
En el primer caso tenemos un nuevo mazazo en los dientes de los herederos de Celtic Frost, logrando un nivel de opresión y oscuridad acaso superior a su debut del año 2010.
Arrancando con un martillazo en las bolas llamado "Tree of Suffocating souls", un thrash/death/ con espíritu black que inyecta adrenalina suficiente para un rinoceronte...pero que, sin aviso previo, baja las revoluciones y mete un doom más denso que el carajo ("Boleskine House"), con bajo gordísimo y unas violas increíbles, acaso la lectura floydeana de Thomas, alma mater de la banda, acompañado de las sugerentes y melancólicas voces de Simone Vollenweider, vieja conocida de la época de "Monotheist").
El disco se pasea por climas que van de lo extremo y cáustico a lo violento -y lento- del doom más opaco, sin dejar de sonar agresivo en ningún momento.
"Altar of deceit" es la combinación perfecta de oscuridad, black metal abrasivo y clima doom, resaltando la percusión que induce a un trance hipnótico que con -al parecer- poco, se te clava en la cabeza y hace que apretés los dientes, mientras el cuerpo se va moviendo solo como si estuvieses poseído por algún ente que extrae su vitalidad de la maldad del mundo...algo muy parecido a lo que hace Triptykon con su música.
El metal cabeza también parece decir presente con "Breathing", en donde las sutilezas de las tres composiciones dicen chau, y aparece un maníaco de 200 kilos con un bate repartiendo golpes para todos lados, y groove en cuentagotas, a modo de cura para los que añoran esa vertiente menos sutil, siendo este el tema más corto del disco.
"Aurorae" es no solo una de las gemas del disco, sino una de las mejores composiciones en la historia del grupo, con jugueteos entre las violas limpias, los riffs densos y lentos y unas voces torturadas y oscuras como solo Thomas sabe hacerlas, repletas de hijaputez y mala onda, y un sentimiento apocalíptico en las letras que pone los pelos de punta, feeling también presente en "Demon Pact", este último con unos toques industriales que lo tornan si es posible, más opresivo.
¿Hay lugar para el amor, aunque sea retorcido y perdido, entregado a la muerte? También hay lugar pa
Es esa sensación de desesperación, de estar siempre en el límite de la cordura lo que transmite este disco en cada una de sus composiciones, siendo imposible no pensar en ya un proyecto firme y constituído que releve y haga olvidar aquellos feos discos de Celtic Frost.
Para variar, Triptykon otra vez nos regala un arte de tapa digno, que será recordado por años, de las manos del artista ya fallecido H.R.Giger y su serie Mordor, que es casi la esencia visual del disco y la música.
Uno de los grandes discos que nos dejó el 2014.