15 de septiembre de 2015

Blut Aus Nord "Sect(s) (2011)

sectas
El inicio de la trilogía negrísima de los franchutes, en donde los vaivenes por las diferentes influencias de las que hacen gala te deja prácticamente sin aire.
No llega a ser tan opresivo como otros lanzamientos, pero no es música alegre.
Arrancando bien arriba, con un black metal bien jodido, a pura velocidad y con guitarras disonantes que los acercan a esos experimentos industriales de años anteriores, con percusiones que se van enlenteciendo, y te van aclimatando para lo que vendrá, de la mano de el epítome 1: "Nada sabrá preceder el eco de Dios, el gran mal que se encierra en el flujo de los tiempos"
Ya para el epítome nº2, la cosa se pone más lenta, oscura, opresiva e industrial, como si los Swans se hubiesen enojado muchísimo, y lo único que pudiesen escupir en nuestros oídos fuese "Una fuente que preserva su luz lejos de la vida, una abstracción suprema que deja a los dogmas de los tiempos crear su propia ilusión, creer su leyenda y su enemigo"
La cosa se pone cada vez más retorcida y lenta, como si de golpe nos hubiesen arrojado a un pozo de petróleo, y nuestro esfuerzo por escapar de eso y la desesperación por no poder hacerlo fuesen el momento de goce supremo de los Blut, que mientras tanto nos cuentan que "El acceso (a algo mejor) , la conscupiscencia y la devoción como las únicas reglas de no existencia"
El tema más extenso, el 4, sea tal vez el más asfixiante de los 6, y el punto medio del disco, a partir del cual el "relax" industrialoso da paso nuevamente a un black industrial deforme, no sin antes contarnos "La gloria de los padres del hombre, de los falsificadores que inyectan la sangre de los santos", y que "Los orígenes son múltiples, ellos proliferan y siembran los segundos de miedo y de duda que acompañarán a los muertos hasta las puertas de la nada" (Epítome 5).
Ya para el final, cuando la luz se topa con una pared infranqueable de mala onda e hijaputez, cuando creemos haber entendido la cuestión y la palabra misantropía y desprecio tienen otro sentido, tal vez nuevo -o no-, estos tipos bajan las revoluciones, meten un laburo climático jodido, como acompañando su hermoso y fructífero mensaje final: "Ellos morirían bajo el peso de los siglos, en la redención, ellos morirían implorando. Dejando un último perdón escapar y luego resonar en la confusión de los tiempos sin comprender exactamente el pecado"
Interesante, ya que estos tipos en general, generan confusión, no tienen esas estructuras fáciles de escuchar que nos remiten a un estilo en particular rápidamente. 
Estos experimentan como quieren y cuando quieren...y con quien quieren. En este caso, nosotros.
Y en buena hora, está bueno ser conejillos de indias, ratones de laboratorio de estos científicos de la misantropía.
Un trabajo increible, lapidario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada