27 de septiembre de 2015

Stanislav & Samuel Gawith Scotish Autumn Flake (Four Season's Series), en Peterson "Donegal" Rocky

Le estuve dando vuelta a la elección del tabaco esta noche. No sabía si fumar algo latakiado (cada vez me gustan más estos tabacos) o un neutro (ya estaba descartado el aromático).
Al final me decanté por este flake que es una maravilla realmente; el punto justo de humedad, fácil de cargar sin tener que desmenuzarlo, y un aroma increíble al abrir la lata.
Estamos frente a un virginia flake puro, sin aditivos y perfectamente balanceado. Para los que no están habituados a estos términos, el flake es un tipo de corte de tabaco que se presentan en láminas finas cortadas de una "torta", y que preservan la humedad y demás cualidades del tabaco, produciendo una fumada de combustión lenta y muy agradable. El problema es que si uno no le agarra la vuelta, suele ser un tabaco difícil de mantener encendido, y por lo tanto, incómodo de fumar.
Si bien hay muchos que lo desmenuzan, yo luego de varias recomendaciones de fumadores con más años y algunos tutoriales de YouTube, elijo cargarlo sin desmenuzar, para que la fumada dure más y se aprecien mejor las características del producto.
Pero vamos al tabaco: a la vista aparecen en las láminas vivos colores en la gama de los marrones, sin llegar a tonos oscuros
El aroma es profundo y penetrante, pero absolutamente agradable, y evoca claramente el otoño plasmado en la presentación de la lata, incluso con notas aceitunadas y cítricas/ácidas en nariz.
El sabor es interesante como se desarrolla.  Al inicio de la fumada es más bien seco, con notas terrosas y acres, pero una vez que adquiere la temperatura crucero, se torna dulce, sin ser empalagoso, con un pequeño toque de miel, y un humo aterciopelado que no invade nunca la boca y se va poniendo -paradójicamente- cada vez más fresco.
Al ser de combustión lenta, ya sobre el final, aparece una pequeña cuota de humedad, que no entorpece la fumada, pero que hace que levante un poco de temperatura.
En relación a la nicotina, no tiene mucha presencia, y eso a esta altura de la noche se agradece (jaja!), por lo que, si bien lo estoy fumando en una pipa más bien mediana, no habría problema en fumarlo en una pipa de mayor capacidad, preparándose eso si, para una experiencia larga.
Al finalizar, en la pipa queda presente bastante humedad (con un pequeño tapón que no es fumable), y la ceniza es prácticamente blanca y sin ningún tipo de grasitud.
Para los amantes de los Viginias, es un tabaco muy bueno, de esos que uno dice "es para tenerlo en stock, cosa que no falte".
P.D.: mientras disfrutaba de la fumada, escuchaba el nuevo de My Dying Bride, ya llegará la correspondiente reseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada