2 de febrero de 2016

Ecliptic Sunset "Sinister Temperance" (2015)

Otro de los discazos que tuvo a maltraer a mi cerebro el año pasado.
Pasaron ya 9 años de su anterior lanzamiento "Of Torment and Grief", y debo decir que se extrañaba a la banda.
Los que son lectores del blog, sabrán ya de la historia de la banda salteña, por lo que no voy a ahondar en ella, manteniéndose en su histórica casa Furias Records, de larga trayectoria en el mundo de la música extrema argentina.
En realidad tendría que reformular eso de banda, ya que el único presente en este disco es el líder y fundador de la banda, Alejandro Medina, quien se encarga de absolutamente todo.
Recordemos que en lanzamientos anteriores, la música del grupo paseaba por variantes de un black que si bien no perdía violencia se centraba en climas oscuros y cierto toque de melancolía sobre todo en las letras.
Ahora prevalece el odio y la violencia, con riffs repletos de vértigo y con machaques que no solo remiten al black metal, sino que beben de fuentes como el thrash más violento y técnico, y no tan jodón. Se me ocurren, por ejemplo, algunas cosas de Overkill, sobre todo cuando en esa genialidad llamada “Horroscope” (1991) metían rebajes y mandaban arpegios que le daban una oscuridad llamativa, y una calidad que los diferenciaba del resto.
Aquí, en su nuevo lanzamiento, hay mucha violencia, pero también oscuridad, y cuando Alejandro baja las revoluciones, es cuando los temas sacan a relucir un aura de malignidad que no puedo sino aplaudir.
También hay que destacar que esos toques melancólicos que estaban presentes de forma evidente antes, ahora están velados, por lo que demanda mayor atención, y no solo una escucha superficial, dejando entreveer un toque de frustración (por lo menos es lo que a mi parecer emerge), que hace que un nuevo componente aparezca, una sensación de ira que se lleva puesto todo lo que hay por delante.
Para continuar con los aciertos, algo a lo que la banda nos tiene (mal)acostumbrados: la calidad del sobre interno, con un papel de gran calidad y una producción fotográfica más que interesante. También quiero destacar que si bien en ambos lanzamientos anteriores destacaba como el único punto flojo el sonido de batería, en este caso, si bien no es el mejor o más logrado, no puedo decir que resulte falto de fuerza, de hecho está mejor asociado al sonido actual de la banda, por lo que pulgares para arriba a ese punto que antes me jodía bastante (estoy viejo ya, y menos tolerante jejeje)
Para terminar, mención especial para esos breves instrumentales que ofician de lapsos para tomar aire entre tanta violencia, y que le dan el toque oscuro correspondiente a toda obra blacker que se precie de tal.
Otro lanzamiento de Ecliptic Sunset., pero no un lanzamiento más. 
Otro grandísimo disco de Black vomitado por las entrañas del “interior” de Argentina. Otra gema violenta para disfrutar a gran volumen.
Otra gran demostración que los sentimientos negativos de la vida (el odio, la ira, la frustración), que el dolor de existir puede generar obras que a uno le produzcan una mueca de disfrute y de alegría en la cara, y eso siempre se agradece.
La felicidad no es buena compañía al momento de hacer black metal del bueno, y aquí se nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada